“CONSTRUYENDO BIEN SE AHORRA EL 60% DE ENERGÍA”

Medio: AEV Web

El vicepresidente de SIPANEL, Omar Eidelstein, habló sobre los beneficios de la construcción sustentable y de la necesidad de una ley nacional de aislación térmica.

“La ventaja principal que tienen las construcciones SIPANEL es la aislación térmica”, manifestó Omar Eidelstein, vicepresidente de SIPANEL, y agregó: “Estamos en graves problemas en Argentina en lo que es la matriz energética. Lo que estamos haciendo nosotros, desde el inicio de que construimos esta empresa es contribuir a que no se siga utilizando energía porque creemos que la mejor energía es la que no se consume”.

Organizado por la Secretaría de Vivienda y Hábitat de la Nación, se llevó a cabo la Jornada de Innovación Tecnológica Aplicada a la Vivienda Social en donde distintos arquitectos, desarrolladores y empresarios presentaron sus propuestas y mostraron sus proyectos aplicados a la productividad y a la sustentabilidad en la construcción.

Desde SIPANEL, Eidelstein destacó las ventajas que representa un sistema de construcción sustentable, entre ellas mencionó el hecho que los materiales no son inflamables, tiene un ahorro energético del 60%, reduce en un 50% menos la mano de obra y en los tiempos de construcción “tenemos una economía del tiempo impresionante comparada con la construcción de ladrillo”, y afirmó que en pruebas que realizaron, el sistema soporta tres veces más concreto que la construcción tradicional. “¿Cuáles son las desventajas?”, preguntó Eidelstein y respondió: “No hay: se siente la diferencia no solo con la energía sino también en el confort”.

Uno de los objetivos de SIPANEL es “concientizar al desarrollador, al ingeniero, al arquitecto y al constructor a no consumir más energía de la que corresponde, y eso se hace aplicando este tipo de sistema de construcción sustentable”.

En ese sentido, Eidelstein manifestó que “el 49% de la población argentina debería estar cumpliendo con la ley de acondicionamiento térmico”.

En Argentina hay tres flexos jurídicos que legalizan el aislamiento térmico: la Ley 13059, reglamentada en 2010 para la Provincia de Buenos Aires; la Ordenanza 5857 reglamentada en 2011 para la ciudad de Rosario y la Ley 4458 correspondiente al año 2012. Sin embargo los organismos controladores no las están aplicando. Según Eidelstein es porque desconocen la existencia de esta ley: “¿Cómo alguien va a controlar algo que no sabe que existe?”.

Eidelstein propuso que haya incentivos por parte de los organismos para las construcciones que cumplan con el aislamiento térmico, ya que lo que estarían haciendo sería ahorrar energía. “Lo que estamos pidiendo es que estas leyes no sean locales sino nacionales y que sean de cumplimiento efectivo”, concluyó, “De esta forma vamos a ser un país más sustentable”.

Deja un comentario